martes, 21 de marzo de 2017

Un libro maravilloso



Voy a recomendar un libro que leí el verano pasado y que he vuelto a ojear estos días por cuestiones de historia familiar. Se trata de “La guerra es bella” de James Neugass.

En las postrimerías de la Guerra Civil, el Gobierno de la República hizo un llamamiento internacional en defensa del poder legítimo. Acudieron mujeres y hombres progresistas de todas las partes del mundo para luchar, en nuestra piel de toro, contra el avance de las ideas fascistas. El mundo ya percibía el peligro general que suponían estas ideologías, encabezadas por Hitler en Alemania y Mussolini en Italia, y muchas personas abandonaron sus proyectos vitales y pusieron sus vidas en peligro con la noble intención de parar los pies a los que ya estaban gestando, y años después materializarían, el mayor desastre humanitario de la historia.

Entre estas personas figuraba James Neugass, un escritor norteamericano que fue destinado a las frías tierras turolenses, coincidiendo con la recuperación de la capital por las fuerzas republicanas, y que, conduciendo una ambulancia, recorrió toda la provincia para socorrer a la población civil y militar. Esta peligrosa misión y las jornadas extenuantes de trabajo no le impidieron escribir una agenda con todas las cosas que vivía y veía, y las sensaciones que le producían. Una verdadera joya porque, vivido en sus propias carnes sin terceros ni intermediarios, trasmite todo el sufrimiento, el frío, las alegrías y tristezas, las esperanzas y las desesperaciones, de unos protagonistas que anhelaban un mundo más justo o, simplemente, padecían las calamidades de vivir en un lugar equivocado en el momento más inoportuno. Como diríamos hoy, todo escrito en tiempo real.

Neugass, posiblemente la oveja negra de una adinerada familia norteamericana, salió apresuradamente de España cuando ya la República no era más que un recuerdo de cambio social. Regreso a EEUU, trabajó en las más variopintas profesiones, entre ellas periodista, se casó y tuvo dos hijos. Falleció repentinamente en una estación de metro de Nueva York, manteniendo en secreto su estancia en España y la existencia de su diario de guerra. El macartismo no parecía aconsejar que nadie publicitara su admiración por lo que puso ser y no fue en España. Afortunadamente, muchos años después, su hijo mayor – que entonces era un chaval de pocos años y desconocía la extraordinaria vivencia de su padre – descubrió la agenda y la publicó. Un tesoro que se transforma  en una verdadera joya si conoces la zona y reconoces lugares. Y en el mejor diamante si encima refiere una escena con tu abuelo, con mi abuelo.

Cómo Neugass encuentra un momento, entre bombas y dentro de una ambulancia helada, para escribir de forma soberbia lo que ha vivido unas horas antes… Cómo puede mantener, no sólo un fino sentido del humor, sino incluso la cordura para no arremeter de forma salvaje contra los que intentaban exterminarlos…  Cómo puede ser capaz de visionar con tanta certeza y clarividencia los desastres que sólo unos pocos meses después asolarían el mundo entero. Sólo se explica porque debió ser, con toda seguridad, un tipo genial.

Dejo varias citas literales por si todavía alguno de ustedes no ha salido corriendo en busca de su librero (o entrado en Amazon) para comprar esta maravillosa reseña histórica.

-“ Nunca vi a un español alzar la voz. Nunca vi a un español borracho. Nunca me negaron un favor. Más disciplina, más órdenes y una atmósfera de mayor obediencia ciega nos habría ayudado a ganar”.

- “He conducido toda la noche por la carretera de Aliaga....Piedras y tierra están desparramadas por las calles. Es una pena que estos pequeños y bonitos pueblos hayan tenido que desaparecer. Habrían estado preciosos esta primavera. El mundo entero se muere”.

- “Nada puede perturbar la tranquilidad de la luz del sol a orillas del Mediterráneo y la pureza relajante de sus olas, ni siquiera los hombres que tienen tantas ansias de demostrar que la humanidad puede ser repugnante”.

- “El setenta y cinco por ciento de los hombres adultos sanos están fuera en el frente. El diez por ciento de todos los ancianos, mujeres y niños han muerto. La enfermedad y la desnutrición han matado a otro cinco por ciento. Pero el quince por ciento de la población originaria se ha quedado en el pueblo viviendo como gusanos en un cadáver, porque no conocen mejor lugar que su aldea natal”.

- “La vida, y mucho menos la guerra, no sería posible si no fuera por esta hermosa y terrible capacidad de recuperación que hay en nosotros y que es nuestro mayor tesoro”.

- “No me entra en la cabeza que alguien pueda vivir en esta tierra rocosa y sin árboles.... ¿Qué crimen cometieron estos campesinos?. ¿Cuál es su culpa?.

- “Estas son las claves de la guerra que se libra aquí... “renovar” España contra la pobreza lícita y obediente de su edad “de oro”. Los “desposeidos” no serán rechazados. Los “poseedores” del mundo casi nunca entienden que la Historia debe moverse solo hacia delante”.

- “…en España he aprendido que la disciplina militar es necesaria para dirigir con éxito cualquier guerra, que las elecciones en tiempo de guerra parecen un poco absurdas y que el grado de disciplina necesario para ganar una guerra guarda un gran parecido con lo que muchos pudieran pensar que es el fascismo. No tenemos suficiente disciplina. Pocos de nosotros somos capaces de hacer un esfuerzo de saludar al Mayor o de dirigirnos a él de otro modo que “Doc”. 

lunes, 20 de febrero de 2017

Una de reliquias

Esta referencia figura en un panel informativo del Monasterio Viejo de San Juan de la Peña, Huesca. No soy capaz de superar la tentación de dejar constancia del mismo como prueba del alcance casi ilimitado de la estupidez humana.





Esta es la transcripción literal del panel: "El Monasterio tenía otras muchas reliquias. De hecho según la documentación en un arca de plata se dice que guardaban: una costilla del apóstol San Pablo, toda la canilla incluyendo el nudo de la rodilla de San Lorenzo, el hueso del espinazo del Evangelista San Mateo, el cuello de Santa Águeda, muchos huesos y dientes de otros santos, además de astillas de la Cruz de Cristo, piedras del Santo Sepulcro y del Portal de Belén, pedazos de la ropa de María, fragmentos de la túnica de Jesús o dos vasos de leche pura de los pechos de la Virgen".

Ahí es nada.  

jueves, 9 de febrero de 2017

O la división o el ridículo



Una de las derivadas que no tenía prevista Susana era que, por efecto de sus maniobras palaciegas, la gestión de la Comunidad Autónoma que dirige iba a ser mucho más fiscalizada en todos los mentideros políticos. Es evidente la inexistencia de un plan B – o la improvisación en su ejecución, que lo mismo da – porque ni siquiera atisbaron que, una vez se pusieran caras y ojos a los promotores de la caída de Sánchez, todos los focos iban a girar rápidamente hacia ellos. La semana pasada lo visualizamos con la dimisión de dos altos cargos de la sanidad andaluza abriendo todas las tertulias, platós y cabeceras de periódicos. En circunstancias normales que un viceconsejero y un gerente autonómicos sean cesados por cuestiones exclusivamente ligadas a su gestión no debería trascender más allá de su Comunidad pero todos, andaluces y no andaluces, hemos conocido los problemas que Andalucía acarrea en cuestiones sanitarias.

Esa falta de previsión o de olfato político le va poner en el punto de mira de toda la opinión pública. La paz sureña, en la que los problemas no existían o eran producto de años de abandono institucional por parte de la derecha, va a quedar en el olvido. Ahora cada problema que pueda airearse a los cuatro vientos lo será. Quizá Susana esté lamentando haberse significado tanto, ella y sus partenaires, en la crisis del PSOE porque la luz, incluso magnificada, iluminará el oscurecido cortijo andaluz y todos los focos, micrófonos y bolígrafos apuntarán hacia Sevilla.

¿Y ahora qué?. Ya hay dos candidatos que se proclaman antigestora y antiPP. Falta el candidato/a del aparato que diseñó malamente el golpe de estado en Ferraz. Y en ese tema parece que también todos apuntan hacia el sur. Susana no tiene otra que presentarse, sí o sí, porque si toma las de Villadiego incluso sus partidarios le afearan su conducta. Supongo que ella está deseando seguir bien tapadita, usando y abusando de su demagogia, proclamando las bondades del sur desde el oscurantismo y el clientelismo,… pero el foco mediático se lo ha puesto ella solita en el cogote. Intentará hacer otra maniobra tipo Sánchez: poner un títere para seguir mangoneando en la sombra. Pero ahora necesita un candidato consolidado y, por ejemplo, una Operación Madina es inviable porque el otrora candidato ya no está para ser brazo de madera de nadie.

Entre tanto, abundarán maniobras de mal perdedor y declaraciones chuscas para llevar a cabo sus objetivos. Da la impresión que la derechización del PSOE tiene tal calado que hasta adoptan los tics de los conservadores. Sólo así se explican actos tan ridículos como fletar autobuses gratis a Madrid, promocionar los actos de la gestora mientras se ningunea a los críticos, aprovechar una reunión de alcaldes para subir al estrado a Susana,… ¿No se han dado cuenta que la gente está hasta los mismos de tanto aparato, tanta manipulación y tanta desconsideración hacia la inteligencia?. ¿No han recaído que estas maniobras acaban dándose la vuelta y obtienen resultados absolutamente contrarios a los pretendidos?.

La única esperanza de Susana es que se consolide la división de los críticos entre sanchistas y lopistas. Si este sector queda en uno (algo que no es descabellado porque López sabe que si producto de esa división vence la gestora, todos le reprocharán su papel de tapado) Susana ni se presentará. Tendremos meses de zancadillas, maniobras trapicheras y declaraciones rayanas en lo ridículo (¡14 milllones de españoles se han beneficiado de la abstención del PSOE!) para conseguir una posición fuerte de los pro-gestora, en un solo bloque, frente a la división de los críticos. Ese es el dilema: o la división o el ridículo. ¡¡ En buena te has metido, Susana. !!          

lunes, 30 de enero de 2017

Cosas de diablos




Conduzco, cuando el sol empieza a retirarse, por esas buenas e infrautilizadas carreteras turolenses. La financiación europea nos dejó una de las pocas fortunas de estas tierras altas y abandonadas: algunas buenas comunicaciones sobredimensionadas para el tráfico que soportan. Me gusta conducir por estas carreteras, anchas y bien asfaltadas, en las que si evitas los fines de semana y los periodos de vacaciones, no es raro tener la oportunidad de recorrer diez o veinte kilómetros sin cruzarte con nadie, a la vez que atraviesas pueblos dispersos en los que sólo fugazmente ves a algún gato callejero mientras el humo de las chimeneas delata la posición exacta de cada uno de sus habitantes.

Coincide el atardecer, las nubes, la soledad y una canción de Nacha Pop que hace mucho tiempo me descargué del youtube. Las 24 canciones de un concierto en directo sonaban desde el inicio del viaje de regreso a casa. Al igual que en el día en que falleció Piazzola, me preguntaba en qué estupideces estaría perdiendo el tiempo aquel 27 de octubre de 2007, sábado para más inri.

Antonio Vega, inmenso. Año y medio después moriría. Quizá el mismo diablo que pactó con Robert Jhonson en el cruce de la 61 con la 49 en Clarksdale, permitió que el irremediable deterioro de la imagen de Vega no afectase para nada a su grandeza como músico. A la par que la evidencia de su prematuro final, cada día cantaba mejor y mejor tocaba la guitarra. Sólo los diablos pueden ser capaces de conseguir esa maravillosa mezcla que nos permitió disfrutar de momentos como éstos, aunque sea enlatados.

Cualquier otro hubiera abandonado la vía pública. Con toda seguridad, muchos le habían recomendado retirarse de los escenarios y televisiones para que nos quedase sólo la imagen de ese melancólico y tímido guaperas que compuso la chica de ayer. También aquí debió de actuar el diablo porque sólo un poder satánico es capaz de conseguir su enorme dignidad encima de un escenario cuando casi ni siquiera era capaz de mover su cuerpo. Eternamente agradecidos te estaremos por darnos un Antonio siempre grande hasta el final.

Este verano, en la fiesta que todos años hacemos con los amigos, no parará de sonar, al menos hasta bien entrado el atardecer, la voz y la música en directo de Antonio Vega.                     

martes, 24 de enero de 2017

¿ Saben aquell que diu ... ?



Dice que en Bilbao se encuentran en la calle dos amigos y uno le pregunta al otro “¿dónde vas?” , y le contesta “pues a ver unos coches muy chulos que venden ahí abajo, en un concesionario nuevo que han abierto. ¿Te vienes?”. “Pues vamos, hombre, no tengo nada que hacer ahora”. Entran en el concesionario, dan una vuelta viendo coches de alta gama y se les acerca el vendedor: “¿deseaban algo?”. “Estos coches van bien, ¿no?”. “Claro, señor, son fabricados en Alemania, son lo mejor del mercado”. “Pues mire, yo me llevaré este rojo grande para mí, aquel pequeño amarillo para mi mujer y ese descapotable para el chico”. Se queda mirando al amigo que le ha acompañado y le dice: “Oye, que si te gusta alguno no hay problema, lo pides, me lo ponen en la cuenta, y luego para compensar tú me pagas los vinos de esta tarde”. Pues vale, hecho.

Dice que se encuentran dos amigos en Pozuelo de Alcorcón, se saludan y uno le dice al otro que va al concesionario de Jaguar a comprar un coche que le gusta. El otro se ofrece a acompañarlo y los dos entran en el concesionario. Delante del carro, lo miran y remiran, lo tocan, prueban los mandos, acarician el cuero de los asientos, charlan sobre las virtudes del coche,… y finalmente el comprador pide precio. “Éste, con todos los extras que lleva, se queda en seis millones y medio de pesetas”. “Pues me lo llevo; es un poco caro pero me quiero dar ese capricho”. El otro amigo le dice “no te preocupes, te lo pago yo, lo pongo como coche de empresa, te ahorras el IVA y tú me lo vas pagando poco a poco según te convenga”. “Bueno, si te empeñas, acepto el trato”.

El chiste podría todavía dar más de sí entrando en el terreno de lo paranormal o del surrealismo porque, a pesar de tratarse de una llamativa berlina inglesa que todo hombre de buen gusto desearía tener en su garaje para alardear y constituirse en la envidia de la población, para ojos conyugales era absolutamente invisible. Sólo una dadaísta sería capaz de explotar la posibilidad de la invisibilidad selectiva de algunos bienes materialmente preciados. Diamantes sólo visibles para varones pobres, yates que sólo los ven personas hidrofóbicas, reservas de miles de euros visibles únicamente a los ojos de los abstemios,…

Y pensar que el jefe de toda esta cuadrilla sigue siendo presidente del Gobierno… Este país es de chiste.        

jueves, 19 de enero de 2017

Nuestra muy imperfecta transición



40 largos y oscuros años de dictadura permitieron maquillar la reciente historia de España con el mismo efecto que pretenden conseguir los cosméticos: ocultar lo que no interesa y destacar aquello que puede ser favorable. Mucho y buen maquillaje debieron utilizar aquellos manipuladores para que otros 40 años después muchos sigan defendiendo aquella larga noche y, lo que es más preocupante, sigan siendo válidos algunos tópicos asentados por la dictadura.

También la Alemania nazi pretendió y consiguió aglutinar la fuerza de un pueblo en base a mentiras evidentes y manipulaciones históricas. A buen seguro, de haber triunfado la locura nazi, la imagen de los judíos, por ejemplo, sería equiparable hoy con cualquiera de los conocidos asesinos en serie. Hitler y todo su aparato mediático consiguieron la adhesión mayoritaria del pueblo alemán estigmatizando a los judíos y haciéndoles culpables de todas y cada una de las desgracias de su nación, incluida la pérdida de la Primera Guerra Mundial. La derrota del nazismo, con pocos años de recorrido para que sus locuras cuajaran, vino a poner verdad sobre esas patrañas, dejando claridad histórica sobre la responsabilidad de cada colectivo en las desgracias germanas.

Aquí, en nuestra piel de toro, ocurrió todo lo contrario. Franco y sus secuaces tuvieron tiempo para inventarse una reciente historia de España en la que la culpa de la guerra fue exclusivamente del desmadre republicano, los salvadores de la Patria fueron exclusivamente eso y todas las desgracias anteriores y posteriores del país que ellos idearon eran culpa de los comunistas y masones. Sin duda, la ignorancia de la mayoría del pueblo permitió que esos listillos vendieran una idea de España que nada tenía que ver con la realidad.

De haber tenido la misma suerte que la Europa occidental al de ser rescatada del fascismo, la inmensa mayoría de los españoles sabríamos al día de hoy que el único culpable de la guerra civil fue la complicidad de un ejército con los deseos de venganza de clases privilegiadas, entre ellas la Iglesia, contra un régimen que pretendía dar valor a la libertad y al progreso. 



Lamentable por sus consecuencias y patético por la demostración de ignorancia, que todavía hoy personas leídas pongan en pie de igual a los demócratas republicanos con los fascistas, repartiendo responsabilidades a partes iguales en los miserables años de la postguerra. Quedaría en el tintero de la memoria si no fuese por las consecuencias presentes y pasadas de esa lamentable ecuanimidad. Una de ellas fue la fraudulenta transición española, de la que todos los interesados salieron contentos: unos, porque se les permitió hablar, aunque fuese bajito, y otros porque evitaron tener que dar cuentas de sus desmanes e injusticias. Por supuesto, la depuración de los pilares sobre los que se sustentaba el franquismo ( jueces, policías, militares, obispos,…) ni se planteó. A diferencia de otros países, a los que algunos consideran casi nuestros hijos, aquí los mismos que condenaban a la cárcel a los rojos, sometían con sus armas a la población o cada domingo desde el púlpito bendecían los desmanes de los facciosos, desempeñaron luego sin problemas las mismas funciones, sin ni siquiera la exigencia de un sutil compromiso demócrata. Y así, 40 años después, tenemos una fundación que alaba la figura del dictador, unos alcaldes orgullosos de mantener los signos del Régimen y las calles con sus nombres, unos fiscales que piden años de cárcel por hacer chistes sobre Carrero Blanco, cunetas llenas de cadáveres con una bala en el cráneo, un altivo Valle de los Caídos que no ha visto las consecuencias de la dinamita en las canteras de piedra,… 
 

Merkel, una conocida señora de derechas, harta de las manifestaciones de adhesión  en la tumba de Rudolf Hesse, decidió una noche que fueran exhumados los restos del nazi, quemados y esparcidos por alta mar. Y nadie protestó, nadie levantó la voz, nadie se rasgó las vestiduras, al menos en público. Aquí, por ejemplo, sacar los cuerpos de Mola y Sanjurjo, que descansaban cristianamente bajo la protección de la Iglesia, y entregárselos respetuosamente a sus familiares, fue motivo de polémicas, disputas y querellas. ¡¡ Qué hubiera ocurrido de ser sacados al estilo Merkel, es decir, a medianoche, quemados y esparcidos por el Arga !!.

En Austria, un gobierno muy alejado de cualquier tipo de extremismo de izquierdas, decidió al año pasado demoler la casa natal de Hitler y entregar los terrenos al ayuntamiento para construir un edificio social. Las quejas fueron mínimas y la mayoría de ellas ligadas al mundo académico por lo que suponía de pérdida de vestigios históricos. Nada parecido a las concentraciones de patrioteros de este bendito país cada vez que los dos animales, el caballo y el burro que tiene encima, son retirados de la vía pública. El debate sobre el futuro de los restos de la acémila y su entorno, con la gran cruz que deja claro el papel de la santa Iglesia en todo este asunto, está soportado por la indignación de los ganadores y el miedo de los perdedores. Plantear la solución austriaca, goma 2 después de retirar los escombros que allí reposan y los cuerpos de las dignas personas que fueron llevados a la fuerza, es una posibilidad que ni se plantea.


Podrían ponerse más ejemplos sobre este tema pero ya he superado la extensión media que recomiendan los que saben de esto. Sólo cerrar diciendo que cuando algunos pretenden adoptar fórmulas de países cercanos para solucionar nuestros problemas están intentando dar coherencia a un oximorón. En España la libertad está perfectamente vigilada, la dignidad hábilmente machacada y el progreso fuertemente amarrado al pasado. Gozamos para nuestra satisfacción y general regocijo de un déficit democrático, producto de una imperfecta transición. ¿ A quién se parecerá ese fiscal que propone dos años y medio para una joven por un chiste sobre Carrero Blanco, ese ejemplo de demócrata y hombre de bien?. ¿Qué opinará de los millones de mensajes, sin ninguna gracia, que directamente dicen que algo harían para que fueran fusilados, que mandan a Zapatero con su abuelo o que sólo se acuerdan de ellos cuando hay dinero?. Qué país tan original.